Casado anuncia una enmienda a la totalidad a los PGE que suponen una subida en torno a 8.000 millones en impuestos a las clases medias

 

  • Denuncia el aumento de un 100% en el gasto de asesores de Sánchez e Iglesias y en los ministerios de nueva creación

 

  • Explica que los PGE son “nocivos” y suponen un palo en la rueda de la recuperación económica que traerán desempleo, déficit, deuda y despilfarro

 

  • Destaca que van en “la dirección opuesta” de lo que necesita España y de lo que hacen otros países europeos como Francia, Alemania o Reino Unido que ofrecen facilidades y apoyos a las empresas y a los autónomos

 

  • Recuerda cómo esta misma semana la AIREF, el Banco de España o Bruselas han lanzado “un jarro de agua fría” al prever que España será el país europeo que peores cifras de PIB, paro y déficit registrará

 

  • Avisa de que el PP acudirá a las instancias europeas por el “ataque a la Democracia” que supone el control del Gobierno a los medios de comunicación

 

  • Asegura que el Gobierno “no está para decir lo que es mentira” y señala que “lo que tiene que hacer es decir la verdad” y no vetar a los medios de comunicación a través de un “Ministerio de la Verdad orwelliano”

 

  • Manifiesta que “velará por la libertad de prensa y los derechos fundamentales” igual que hizo el PP cuando acudió a Europa para defender la independencia judicial y volverá a hacer ahora con la libertad de educación

 

  • “Un gobierno que ha mentido con la cifra de fallecidos, con las previsiones económicas e incluso con las alertas que recibió para luchar contra la pandemia no puede vigilar las redes sociales ni controlar a los periodistas”, añade

 

  • Confirma que el Partido Popular presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional “y si hace falta” el PP acudirá a Europa para defender la libertad de educación que conculca la “ley Celáa”

 

  • Analiza con Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, las elecciones norteamericanas, las relaciones trasatlánticas y la necesidad de renegociar los aranceles a productos españoles