El PP denuncia un “nuevo castigo” del Gobierno de Sánchez al sector agrícola y a las familias con el impuesto al plástico

  • El diputado del PP señala que el contexto económico actual no es el propicio para aumentar los costes en la producción y la repercusión en la cesta de la compra
  • Considera un error la puesta en marcha de este nuevo gravamen el 1 de enero de 2023 porque la situación de las familias no puede permitirse más impuestos

El diputado nacional del Partido Popular de Almería, Juan José Matarí, ha lamentado hoy que el Gobierno de Pedro Sánchez vuelva a castigar al sector agrícola y a los consumidores con la puesta en marcha del impuesto al plástico el día 1 de enero, una medida recaudatoria que perjudica no solo al sector más importante de nuestra provincia, sino también a todos los almerienses que diariamente tienen que llenar la cesta de la compra.

 

Matarí señala que este impuesto va a suponer un incremento de las cargas a la economía y a los ciudadanos en plena crisis inflacionista y recuerda que la transición hacia una sociedad con menos consumo de plásticos tiene que ser progresiva y plantear escenarios que permitan una transición sostenible desde un punto de vista económico y ambiental.

 

“El Gobierno de Sánchez está actuando de una forma completamente irresponsable, imponiendo nuevos impuestos no solo a nuestros sectores productivos, sino también a los ciudadanos. Lo único que va a conseguir con medidas como ésta es contribuir a un empobrecimiento de nuestra sociedad”, manifiesta.

 

El diputado del PP insiste en que es contraproducente someter a la economía a una mayor presión fiscal y recuerda que el sector agrícola ha pasado un año complicado como consecuencia de la crisis de precios o la sequía, por lo que llevar a cabo medidas como las adoptadas por el Gobierno de Pedro Sánchez son contraproducentes en estos momentos.

 

Juan José Matarí recuerda que España se ha convertido en el único país de la UE en poner en marcha este impuesto porque en el actual contexto de inflación ningún país ha creído oportuno hacerlo por su impacto en el precio de la cesta de la compra. Además lamenta que el Gobierno no haya escuchado las peticiones de los sectores afectados y del PP que solicitaban, entre otras medidas, una moratoria hasta enero de 2024.